Qué significa ameba - Información, significado y ejemplos de oraciones con ameba

Envíanos un mensaje


Enviar

Definición de ameba



Definición de ameba
Anuncios
Actualizado: 29/05/2010
  1. f. Zool. Protozoo provisto de seudópodos que le permiten moverse.

Segundo diccionario:
ameba
    Origen de la palabra: (del griego, cambio.)

  1. f. Zool. Protozoo rizópido, monocelular, cuyo cuerpo carece de cutícula y emite seudópodos incapaces de anastomosarse entre sí. Unas especies viven parásitas de otros animales, otras en las aguas dulces o marinas y algunas en la tierra húmeda.
  2. f. pl. Zool. Orden de estos animales.
    2º artículo
  1. Animal el más simple de todos los microscópicos unicelulares. Pertenece al primer tipo o rama del reino animal, la de los Protozoos. Su cuerpo-célula es de forma indefinida y cambia cada pocos minutos a medida que se desplaza por medio de sus seudópodos (falsos pies). Éstos se proyectan desde cualquier punto del ectoplasma por el flujo lento del líquido protoplásmico. La más corriente es la Ameba proteus, que debe su nombre a Proteo, divinidad marina de la mitología griega, dotada del poder de metarmo-fosearse a su antojo. El cuerpo de las amebas está constituido por una sola célula, cuya capa más externa recibe el nombre de membrana celular. Ésta encierra una substancia semilíquida, el citoplasma, forma especial de protoplasma. Dentro del citoplasma se encuentran: 1) una vacuola pulsátil o espacio esférico lleno de un líquido que regula el contenido y presión del agua en el interior de la célula e interviene, en cierto modo, en la excreción de los residuos líquidos; 2) una masa esférica central o núcleo, que regula las actividades vitales de la célula; y 3) diversas vesículas. Las vacuolas digestivas encierran cuanto la ameba captura para su alimentación.

    A pesar de ser unicelular, la ameba es un verdadero animal, ya que se alimenta, excreta, respira y se reproduce de forma similar, en algunos aspectos, a como lo hacen otros animales, sin excluir al hombre. Se alimenta envolviendo una partícula alimenticia, que con una minúscula cantidad de agua queda formando una vacuola dentro del citoplasma. Una vez digerido el alimento dentro de la vacuola, pasa por absorción al protoplasma celular.

    La excreción se realiza por osmosis a través de la membrana celular con probable intervención de la vacuola pulsátil que regula la presión del agua. La ameba se deshace de las substancias fecales escurriéndose simplemente de las partículas indigestibles. Realiza la respiración por osmosis, tomando oxígeno del agua que la rodea y expulsando anhídrido carbónico por un proceso inverso. La reproducción se consuma por desdoblamiento del individuo en dos partes iguales. En este proceso, los elementos del núcleo se dividen en dos mitades idénticas, con lo que se consigue que la cromatina del núcleo (en la que probablemente radican los factores hereditarios) se divida en porciones exactamente iguales entre las dos células hijas. El complicado proceso de división de la cromatina (en forma de cromosomas separados) recibe el nombre de MiTOSIS.

    Cuando se irrita una ameba, puede transformarse en una diminuta gota esférica. Si se evapora el agua en que vive, segrega de su cuerpo una envoltura o caparazón impermeable o quiste, que le permite resistir a la muerte por desecación hasta que se presenten de nuevo condiciones de humedad favorables. Gomo las amebas enquistadas son susceptibles de transporte aéreo, se encuentran ampliamente diseminadas. Otros protozoos emplean también este mismo mecanismo protector.

    Las amebas son en extremo diminutas, ya que su diámetro varía entre los 5 y 200 micrones. Las de mayor tamaño miden el doble del diámetro de un cabello humano corriente, mientras que las más pequeñas sólo llegan a la vigésima parte del mismo. Existen numerosas especies, como la A. proteus, descrita anteriormente, la A. Umax, llamada babosa por adoptar la forma de este animal, y la A. guttula, la menor de todas.

    Estos seres viven no sólo en estado libre, sino también como parásitos en los cuerpos de otros animales y plantas. Algunos son inofensivos; otros, patógenos. A esta última clase pertenece la Endamoeba histolytica, parásito intestinal que produce la disentería amebiana. Véase Disentería.

    En las amebas se reduce la vida a los términos más elementales. Estas criaturas, consistentes tan sólo en una célula simple y amorfa, tal vez se asemejen mucho a los primeros animales que aparecieron sobre la Tierra y nos señalen la clase de seres de los que ha derivado toda la vida animal del globo.

    Movimiento ameboide. El característico movimiento ondulante de traslación de la ameba recibe el nombre de movimiento ameboide. En reposo, la ameba adopta la forma de una esfera suspendida en el agua. Al empezar a moverse, aparece una protuberancia en cualquier parte de su cuerpo producida por una proyección del citoplasma. La formación de tales proyecciones (seudópodos) depende de ciertos cambios fisiológicos y químicos operados en el interior del citoplasma. Los seudópodos pueden extenderse en una dirección o en otra, así como envolver las partículas alimenticias.

    En el caso de la A. proteus se ha observado que determinados cambios en la consistencia del citoplasma van acompañados de la extensión de los seudópodos. La vesícula interior se compone de dos partes: el plasmagel externo, viscoso y gelatinoso, y el plasmasol interno, más fluido. Al extenderse un seudópodo, el plasmasol penetra en él hasta alcanzar su extremidad para dirigirse entonces hacia cualquiera de ambos lados y convertirse en plasmagel. Al mismo tiempo, el plasma-gel opuesto al seudópodo en formación penetra en el plasmasol y se transforma en esta substancia. Aunque no se conoce muy bien todavía este proceso, se ha observado que el extremo activo se vuelve ácido en relación con el resto del cuerpo y que es necesaria la presencia de calcio para la formación de los seudópodos.

    Otros animales rudimentarios y ciertas clases de células de animales superiores, tales como los leucocitos de la sangre humana, están dotados también de movimiento ameboide.

Sinónimos y antónimos de ameba
Sinónimos de ameba : protozoo

Más ejemplos en la web:
Análisis de ameba
Se emplea como: sustantivo femenino
La palabra ameba tiene 3 sílabas.
Separación en sílabas de ameba: a-me-ba
Tiene su acento prosódico (sin tilde) en la sílaba: me
Tipo de acentuación de ameba: Palabra grave (también llana o paroxítona).
Palabra inversa: abema
Número de letras: 5
Posee un total de 3 vocales: a e a
Y un total de 2 consonantes: m b
¿Es aceptada "ameba" en el diccionario de la RAE? Ver aquí

Diccionarios relacionados: Zoología
Compartir la definición, preguntar y buscar
amé 
 amebeo


¿Mejoramos la definición?
Puntos: 1.5 (2 votos)

Respondemos tus consultas o comentarios a continuación
Palabras cercanas

Posibles palabras o artículos relacionados
Abreviaturas empleadas en la definición
A. = alemán o antes
f. = sustantivo femenino
pl. = plural
Zool. = Zoología
Más abreviaturas...
Cómo citar la definición
Definiciones-de.com (2010). Definición de ameba - ALEGSA © 29/05/2010 url: http://www.definiciones-de.com/Definicion/de/ameba.php

¿Preguntas sobre esta palabra?: respondemos aquí



[ Imágenes relacionadas a "ameba" ]
ameba
Esta imagen puedes emplearla con fines didácticos en la escuela, institución educativa o proyectos web.

Buscar por letra: A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z - 0-9 - Indice

Buscar por categoría: Anatomía - Biología - Botánica - Fís. y Quím - Literatura - Medicina - Religión - Zoología - más categorías

Buscar por palabra o frase:

Buscar por letra: A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z - 0-9 - Indice

Buscar por categoría: Anatomía - Biología - Botánica - Fís. y Quím - Literatura - Medicina - Religión - Zoología - más categorías

Búsqueda por sugerencias: nuevo

Buscar por palabra o frase:

Puede hacer preguntas y responderemos a la brevedad preguntar aquí

¿Hay un error o falta alguna definición?: reportar






Preguntas y comentarios

    No hay ningún comentario todavía

Todos los derechos reservados © 1998 - 2017 - Diccionario de ALEGSA - Santa Fe, Argentina. Políticas y privacidad