Significado de divorcio | Sinónimos y oraciones con ejemplos de uso de divorcio
Envíanos un mensaje
Enviar

Definición de divorcio



Tabla de contenido


Definición de divorcio

  1. m. Disolución del matrimonio.
  2. Fig. Desacuerdo.

Segundo diccionario:
divorcio
    Origen de la palabra: (latín divortium.)

  1. Acción y efecto de divorciar o divorciarse.
  2. Colom. Cárcel de mujeres.

    Esta acepción se emplea en: ColombiaColombia
  3. —absoluto o vincular. Aquel que permite contraer nuevas nupcias a cada cónyuge. Ver: divorcio absoluto o vincular
  4. —relativo. El que solamente se limita a la separación de cuerpos. La Iglesia Católica considera indisolubles los lazos del matrimonio, por ser un sacramento, y por ello sólo admite, en determinados casos, el divorcio relativo. Ver: divorcio relativo
    2º artículo
  1. Etimológicamente, se deriva del verbo latino divertere (separar) y, en un sentido amplio y vulgar, significa apartamiento, separación, alejamiento. En sentido propio, es término jurídico que significa la separación o apartamiento de personas unidas en matrimonio, sentido que procede del Derecho romano y ha tomado carta de naturaleza en todas las legislaciones actuales. En Roma se empleaba para designar la separación de los unidos en matrimonio cuando era debida al mutuo disenso, para diferenciarla del «repudio» que se aplicaba a la disolución por decisión unilateral, aunque las fuentes no emplean los términos con una gran precisión. Los testimonios de los juristas romanos no aplican la palabra a aquellos casos en que el matrimonio se disuelve por muerte de uno de los cónyuges o a los supuestos de nulidad. El divorcio permitía que los anteriormente unidos pudieran volver a contraer posteriores nupcias. El repudium parece ser que, dada la estructura patriarcal de la familia romana, quedaba reducido a la disolución matrimonial por voluntad del esposo, y no se aplicaba a la separación que se efectuaba por la mujer apartándose del domicilio conyugal.

    En las legislaciones modernas, incluida la canónica, hay otro sentido de la palabra «divorcio» y se aplica para designar aquellos casos en que, subsistiendo el vínculo matrimonial y vedada una unión posterior, se suspende la vida en común de los casados. Así, en el Derecho canónico se lo conoce con el nombre de Separatiq quoad thorum et mensam y en el Derecho español como «divorcio» simplemente. Continúa existiendo el «repudio» como acto unilateral de un cónyuge que produce la ruptura del vínculo; generalmente sólo se aplica al marido y tiene sus más conocidas modalidades en los países musulmanes.

    En definitiva, hay dos tipos de divorcio: a) el divorcio pleno o vincular, que rompe el vínculo y permite contraer nuevo matrimonio a los cónyuges, y b) el divorcio menos pleno, qué solamente suspende la vida en común, y deja subsistente no sólo el vínculo, sino otros deberes derivados del mismo. Advirtamos que al referirnos en este artículo a «divorcio» lo hacemos al caso del pleno o vincular, reservando para el segundo tipo el nombre de separación.

    Pocas cuestiones han sido más debatidas que la del divorcio entre juristas,, sociólogos, moralistas y filósofos, prueba de las dificultades que entraña; Sus consecuencias sociales y de todo orden son fáciles de prever. Siendo el matrimonio la base de la familia y ésta en todo tiempo elemento fundamental del orden social, el divorcio equivale a permitir que aquélla quede afectada en su estabilidad por aquello que constituye su base. Los argumentos, por ello, se han multiplicado tanto a favor como en contra; en aquéllos se percibe que, en muchas ocasiones, están basados en errores de principio que llevan a consecuencias igualmente equivocadas.

    Los partidarios del divorcio esgrimen como argumentos- esenciales los basados en la naturaleza del matrimonio, en la libertad del individuo, en el amor mismo, la felicidad conyugal, en la misma exigencia de la sociedad, etc., razones que examinaremos sucintamente: El primer argumento, naturaleza del matrimonio, es el esencial ya que no siendo éste más que un contrato civil, de la misma forma que el mutuo disenso puede resolver los contratos, el matrimonio no ha de ser una excepción a esta regla general. Así algunos autores llegan a equipararlo al contrato de sociedad y permiten su disolución por voluntad de uno solo de los interesados. La teoría, expuesta por Puffendorf, Thomasius y autores protestantes, ha sido rebatida por juristas y canonistas por considerar que, aun siendo un contrato, el matrimonio no puede equipararse a los demás contratos bilaterales, dado que la naturaleza de la materia del mismo exigiría siempre un tratamiento específico, como propio de las relaciones de familia que regula. Las legislaciones de todo el mundo dan el mentís a esta idea ya que ninguna de ellas regula el matrimonio como un contrato más, antes lo hacen objeto de una consideración especial. De otro lado, el matrimonio es algo más que un contrato: es una institución en todo caso, y por los fines que como tal está llamada a desempeñar parece propio asegurarle una estabilidad y una permanencia que muy difícilmente puede cohonestarse con la posibilidad de ser disuelto en cualquier momento por la mera voluntad.

    La dirección individualista, defensora del divorcio, considera que el matrimonio se basa en el amor y en la libertad humana y que mantener el vínculo, la unión entre personas que han dejado de amarse, sería opuesto a la naturaleza de aquélla, aparte de que la libertad implica que en cada momento pueda el individuo determinarse en uno u otro sentido sin el sometimiento que la indestructibilidad del vínculo supone. La consecuencia es la concesión del divorcio por voluntad de los dos o de uno solo de los cónyuges. La dirección eugénica, que prescinde totalmente del sentido institucional, considera el matrimonio como instrumento al servicio de aspiraciones políticas imperialistas, admite la disolución de éste por esterilidad de cualquiera de los cónyuges y preconiza la libre unión de los seres.

    Las doctrinas feministas, en aras de una liberación de la mujer, han desarrollado amplias campañas en favor del divorcio en su más amplio sentido. Además de los argumentos doctrinales indicados se esgrimen otros de índole sociológica y se afirma que el divorcio es el único remedio para un hogar donde impera él odio y la desarmonía entre los cónyuges, con el consiguiente mal ejemplo para los hijos. Se aduce también la conveniencia de facilitar el número de casamientos que el divorcio proporciona al autorizar a los cónyuges para contraer nuevas nupcias. El aumento de la población, es también invocado. La disminución del número de hijos ilegítimos, la reducción de la criminalidad, etc., son otros tantos argumentos.

    El Divorcio Y La Iglesia Católica: Desde el punto de vista de la Iglesia Católica la doctrina en este punto es totalmente clara y diáfana. Ya en el Evangelio de San Mateo (cap. XIX) se dice: «Así, pues, ya no son dos, sino una sola carne: lo que Dios unió, no lo separe el hombre.» En su nacimiento la postura de la Iglesia hubo de enc... Para seguir leyendo ver: El Divorcio Y La Iglesia Católica

    Historia Del Divorcio: Según Westermarck es «regla general que el matrimonio se contraiga por un espacio indefinido de tiempo o por toda la vida, aun cuando en este último caso pueda ser disuelto por razones especiales en vida de los contrayentes». Las enseñanzas de la Etnografía muestran que «en algunos pueblos no civili... Para seguir leyendo ver: Historia Del Divorcio

    Causas Del Divorcio: Las causas por las que el divorcio es consentido por las legislaciones son variadísimas, ya que en su enumeración —dejando a un lado el mutuo consentimiento y el repudio por el marido donde han existido o existen— influyen múltiples factores, muy acusadamente el religioso y el consuetudinario o trad... Para seguir leyendo ver: Causas Del Divorcio

    Efectos Generales Del Divorcio: Con respecto a los cónyuges, recuperan normalmente su libertad para contraer posteriores nupcias, aunque algunas legislaciones señalan un plazo de prohibición para ello a la parte culpable. Respecto de los hijos, los propios cónyuges o los Tribunales determinan a cargo de quién han de quedar, disuel... Para seguir leyendo ver: Efectos Generales Del Divorcio
    3º artículo
    Origen de la palabra: conjugación del verbo «divorciar», modificándolo así: divorcio

  1. (divorcio) conju. v. Conjugación del verbo divorciar. Se trata de la primera persona del singular (yo divorcio) del Presente del Indicativo.

    ♦ Leer oraciones donde se usa «divorcio» aquí: Ejemplos de usos de divorcio

    ♦ Ver todas las conjugaciones de «divorciar» aquí: divorciar
Actualizado: 27/06/2010



Sinónimos y antónimos de divorcio
Sinónimos de divorcio: alejamiento, desacuerdo, descasamiento, disolución, ruptura, separación
Antónimos de divorcio: casamiento, unión
Ver todos los sinónimos, antónimos y palabras relacionadas aquí: divorcio

¿Mejoramos la definición?
Puntos: 3 (1 votos)

Ejemplos de oraciones con divorcio (y derivados)
« El poder legal sobre la mujer pasaba del padre al marido, y en caso de divorcio volvía al padre. »
« Una importante excepción a la ausencia de derechos legales para la mujer era que la mujer griega podía iniciar el divorcio, aunque el divorcio sólo se reconocería después de que un proceso legal demostrara que el comportamiento del marido era verdaderamente reprensible para la sensibilidad griega, y era un caso raro en cualquier caso: sólo se conoce un caso en la Atenas clásica de una mujer que intentó iniciar el divorcio. »
« En la antigua Roma las mujeres conservaban la propiedad de sus dotes en el matrimonio, podían iniciar el divorcio y controlaban sus propias herencias. »
« El juez le concedió el divorcio de inmediato. »
« A partir de 1850, las mujeres de toda Europa no podían votar, no podían iniciar el divorcio (en los países en los que el divorcio era incluso posible), no podían controlar la custodia de los hijos, no podían cursar estudios superiores, no podían abrir cuentas bancarias a su propio nombre, no podían mantener la propiedad de los bienes heredados después del matrimonio, no podían iniciar demandas o servir de testigos legales, y no podían mantener el control de sus propios salarios si trabajaban y se casaban. »
Leer más ejemplos de oraciones con divorcio
Compartir la definición, preguntar y buscar
Compartir
E-mail
Twitter
Facebook
Whatsapp
Buscar y comentar
Comentar
Buscar
Fuentes bibliográficas y más información de divorcio:
Análisis de divorcio
Se usa o puede usarse como: sustantivo masculino, conjugación del verbo
La palabra divorcio tiene 3 sílabas.
Separación en sílabas de divorcio: di-vor-cio
Tiene su acento prosódico (sin tilde) en la sílaba: vor
Tipo de acentuación de divorcio: Palabra grave (también llana o paroxítona).
Posee diptongo creciente io.
Palabra inversa: oicrovid
Número de letras: 8
Posee un total de 4 vocales: i o i o
Y un total de 4 consonantes: d v r c

¿Es aceptada "divorcio" en el diccionario de la RAE? Comparar con la RAE: divorcio (RAE)

Diccionarios relacionados:

Palabras cercanas

Abreviaturas empleadas en la definición
conju. v. = conjugación verbal
m. = sustantivo masculino
V. = Ver o Verbo
Más abreviaturas...
Cómo citar la definición
Definiciones-de.com (2010). Definición de divorcio - Leandro Alegsa © 27/06/2010 url: https://www.definiciones-de.com/Definicion/de/divorcio.php

¿Preguntas sobre el significado de esta palabra?: respondemos aquí



[ Imágenes relacionadas a "divorcio" ]
divorcio
Esta imagen puedes emplearla con fines didácticos en la escuela, institución educativa o proyectos web.


Preguntas y comentarios

    No hay ningún comentario todavía

Todos los derechos reservados © 1998 - 2021 - Diccionario de ALEGSA - Santa Fe, Argentina. Políticas y privacidad - Amigos