Significado de dieta | Sinónimos y oraciones de ejemplo con dieta: f. Asamblea legislativa de ciertos Estados que forman co

Envíanos un mensaje


Enviar

Definición de dieta



Definición de dieta
Anuncios
Actualizado: 26/06/2010
  1. f. Asamblea legislativa de ciertos Estados que forman confederación.
  2. Med. Privación total o parcial de comer. Ejemplo: estar a dieta.
  3. Pl. Honorarios de un funcionario mientras desempeña una misión fuera de su residencia.

    Usada en plural.
  4. Retribución de los diputados.
  5. Indemnización dada a una persona por tener que trabajar fuera de su residencia.

    Origen etimológico de la palabra: proviene de la palabra latina diæta, y este a su vez de la palabra griega δίαιτα (que significa "régimen de vida").

Segundo diccionario:
dieta
    Origen de la palabra: (latín diaeta, y éste del gr. régimen de vida.)

  1. f. Empleo racional y metódico del alimento.
  2. fam. Privación completa de comer.
  3. —absoluta o famis. Supresión completo de alimento y bebida. Ver: dieta absoluta o famis
  4. —animal. A base exclusivamente de alimentos animales. Ver: dieta animal
  5. —hídrica. Aquella en que sólo se permite la ingestión de agua, sola o azucarada. Ver: dieta hídrica
  6. —láctea. Alimentación exclusivamente de leche. Ver: dieta láctea
  7. —lacteovegetariana, Alimentación mixta. Ver: dieta lacteovegetariana
  8. —vegetal. A base únicamente de alimentos vegetales. Más cura la dieta que la lanceta, ref. que significa que el buen régimen contribuye más que la medicina a conservar o restablecer la salud. Ver: dieta vegetal
    2º artículo
    Origen de la palabra: (latín dieta, de dies, día.)

  1. f. En algunos países, ciertas asambleas, especialmente políticas. La dieta helvética.
  2. Honorario que un juez u otro funcionario devenga cada día mientras dura la comisión que se le confía fuera de su residencia oficial. Ú.m. en pl.

    Usada en plural.
  3. For. Jornada, regularmente de diez leguas.
  4. pl. Estipendio que se da a los que ejecutan algunas comisiones o encargos por cada día que se ocupan en ellos, por el tiempo que emplean en realizarlos.

    Usada en plural.
  5. Retribución o indemnización fijada para los representantes en las Cortes o Cámaras legislativas.
    3º artículo
  1. Cantidad de comida y bebida que una persona ingiere diariamente. Una dieta bien proporcionada debe comprender: alimentos o sustancias que produzcan la cantidad necesaria de energía; bebida, en forma de agua; vitaminas o sustancias complejas que ayuden a la adecuada utilización de los alimentos; ciertos elementos minerales indispensables en la realización de funciones específicas.

    Véase Nutrición; Desnutrición; Hambre y apetito; Enfermedades carenciales; Adelgazamiento, Dietas y drogas de; Metabolismo; Digestión.


    Por dieta básica se entiende la que proporciona la cantidad suficiente de estas materias para la conservación de la buena salud. Con ella, el individuo no experimenta ni mejoría ni empeoramiento en su estado físico. Una dieta será adecuada sr procura al individuo la cantidad apropiada de elementos dietéticos para que pueda realizar eficazmente todas las funciones propias de su edad y circunstancias. Esta dieta se diferencia, por tanto, de la anterior o básica en que contiene un exceso de las materias metabólicas indispensables. Esta abundancia de elementos ayuda al crecimiento en los jóvenes y estimula todas las funciones de la vida del adulto, incluida la sexual. Además, con ella se proporcionan al organismo las suficientes materias para aumentar la sensación de vigor y bienestar, característicos de una buena salud en cualquier edad. Es evidente que una dieta adecuada para un bebé sería del todo absurda para un niño en época de crecimiento. De igual modo la dieta adecuada para el hombre de edad avanzada no lo será para el que se encuentra en el pleno vigor de la juventud. Un régimen alimenticio adecuado para el verano o climas cálidos resultaría de todo punto inadecuado para el invierno o climas fríos. Finalmente, una dieta adecuada en condiciones de salud puede ser contraproducente en estado de enfermedad.

    Los aspectos reales de la dietética resultan demasiado complejos para ser tratados en un breve artículo. Un hecho cabe señalar, sin embargo, y es que los habitantes de un país normalmente desarrollado, al satisfacer su apetito en cuanto a la cantidad, cubren sus necesidades en cuanto a las materias anteriormente mencionadas como indispensables en una dieta adecuada. Y ello porque los alimentos ordinarios contienen en abundancia todas esas sustancias. Sólo la escasez de una u otra variedad de alimentos puede provocar casos de dieta insuficiente. En tal insuficiencia pueden incurrir los individuos que se encuentran en difícil situación económica, los que a consecuencia de alguna enfermedad tienen estragado el gusto y los que, por ignorancia o por capricho, se entregan a restricciones absurdas. Esto último seguirá siendo cierto a despecho de lo que en contra puedan afirmar gratuitamente algunos fabricantes en su afán de ponderar las virtudes salutíferas de determinados productos. Toda persona sana que satisfaga libremente su apetito y que incluya en su dieta una cantidad razonable de fruta cruda, verduras, carne y productos lácteos (huevos, mantequilla y leche) puede estar segura de no ser víctima de ninguna enfermedad por insuficiencia dietética. Estos alimentos contienen hoy, como lo han contenido siempre a través de los tiempos, grandes cantidades de todas las vitaminas y sustancias accesorias de una dieta y las contienen por añadidura en las formas más convenientes. Las dietas artificiales son sumamente peligrosas, salvo en casos de personas enfermas y ello sólo bajo control médico.

    Las sustancias energéticas se dividen químicamente en tres grandes grupos: proteínas, grasas e hidratos de carbono.

    Los tres contienen carbono, oxígeno e hidrógeno; las proteínas contienen además nitrógeno. Ejemplo muy corriente de hidratos de carbono son los almidones y los azúcares. Las grasas se encuentran en las partes pingües de la carne, la mantequilla, la manteca y los aceites comestibles. Las proteínas, en fin, abundan en el magro de la carne y las claras de los huevos. Tanto los alimentos vegetales como los animales poseen por regla general todos estos principios alimenticios, aunque en proporciones muy distintas y raramente en estados físicamente separados. La carne contiene proteína y grasa en- estado en cierto modo separado en forma de vetas de grasa y vetas de magro. La carne magra fresca contiene además cierta cantidad de hidratos de carbono en forma de glucógeno o almidón animal. El pan, compuesto primordialmente de hidratos de carbono (almidón del trigo), contiene además una proteína vegetal llamada gliadina del trigo y alguna grasa vegetal. Las tres sustancias mencionadas —hidratos de carbono, proteínas y grasas— pasan por transformaciones químicas dentro del cuerpo, como la de la oxidación, que conducen a la liberación de la energía. Esta se libera por los tejidos del cuerpo en diferentes formas apropiadas a la clase particular del tejido. En última instancia, sin embargo, toda la energía del cuerpo degenera en definitiva en calor.

    Las necesidades de proteínas, hidratos de carbono y grasas dependen fundamentalmente de la cantidad de calor que el cuerpo consuma en su propio mantenimiento, cantidad que varía con los diferentes grados de actividad, la edad y el medio ambiente. La unidad cuantitativa de medida de producción de calor es la llamada caloría grande. En condiciones de consumo mínimo de energía, el cuerpo animal despierto necesita extraer de los hidrocarbonos, proteínas y grasas la cantidad de energía suficiente para realizar funciones tan elementales como la circulación de la sangre, la respiración y cierta actividad muscular y glandular. Esta producción de energía mínima recibe el nombre de cantidad metabólica basal (v. Metabolismo basal). Aunque el ritmo del metabolismo difiere con el sexo y la edad, en una edad y sexo determinados guarda relación definida con la extensión superficial del cuerpo. Dada una edad, sexo, altura y peso conocidos, las exigencias de metabolismo basal en forma de calorías pueden ser determinadas matemáticamente con precisión extraordinaria.

    Como es lógico, una persona normal necesita más energía de la que demandan los procesos mínimos vitales. En efecto, habrá menester de energía adicional para comer y digerir sus alimentos, sostener su actividad de trabajo o juego, conservar la temperatura del cuerpo inalterable frente al frío o el calor y, en fin, tratándose de menores, desarrollar su organismo. Estas necesidades de calorías complementarias no pueden calcularse exactamente porque cambian con los días, las estaciones y los años. Pero, como afortunadamente no son críticas, han podido confeccionarse tablas científicas en que se señalan con precisión las necesidades calóricas diarias. Estas tablas, por lo demás, fácilmente asequibles, muestran la cantidad de calorías que la experiencia considera suficientes para personas de edades diferentes y bajo diferentes climas y condiciones de actividad diversas. Un adulto de estatura y peso medios que consuma 2000 cal de energía diarias cuando realiza trabajos sedentarios, necesitará 3000 o más si ha de sostener un esfuerzo físico. Los niños precisan un número mucho mayor del que pudiera esperarse de su peso o estatura por la gran cantidad de energía empleada en el crecimiento. Por otra parte, los ancianos necesitan menos calorías que las personas de edad mediana al ser menor su actividad física.

    Además de su contenido real en calorías, la dieta adecuada dependerá de la apropiada distribución de la energía calórica entre las tres clases de sustancias energéticas. Ello significa que ha de existir el apropiado equilibrio de proteínas, grasas e hidratos de carbono, equilibrio que afortunadamente deja un amplio margen para la variación.

    Las Proteínas En La Dieta Humana: Por ser los únicos alimentos energéticos portadores de nitrógeno, elemento protoplásmico esencial, resultan indispensables no sólo para la formación de tejidos nuevos, sino también para la renovación de los desgastados. Como el desgaste natural de los tejidos ocasiona una pérdida de nitrógeno por em... Para seguir leyendo ver: Las Proteínas En La Dieta Humana

    Hidratos De Carbono Y Grasas En La Dieta Humana: Las calorías no proporcionadas por las proteínas en una dieta equilibrada se sobreentiende que han de ser suministradas por los hidratos de carbono o las grasas, lo que quiere decir que alrededor de un 90 % de las calorías totales de la dieta ha de ser aportado por estas sustancias. La proporción de... Para seguir leyendo ver: Hidratos De Carbono Y Grasas En La Dieta Humana

    El Agua En La Dieta Humana: Desempeña muchas importantes funciones en el cuerpo, por lo que una dieta adecuada debe contenerla en cantidad suficiente para la realización de tales funciones. Sirve para mantener en solución todas las combinaciones químicas que por su interacción mantienen la economía del cuerpo. Por añadidura, g... Para seguir leyendo ver: El Agua En La Dieta Humana

    Las Vitaminas En La Dieta Humana: Son sustancias esenciales para el metabolismo del organismo animal y la liberación de su energía. Actualmente han sido identificadas más de una docena de combinaciones químicas, cuya acción biológica justifica su denominación de vitaminas. Pero no todas desempeñan un papel claro en la economía dieté... Para seguir leyendo ver: Las Vitaminas En La Dieta Humana

    Elementos Minerales En La Dieta Humana: Aunque el “cuerpo humano contiene muchos elementos minerales, solamente unos 14 se consideran esenciales en la composición de la dieta. El resto se encuentran probablemente en el cuerpo como sustancias inertes. Si bien son absorbidos, no desempeñan ningún papel en el metabolismo y finalmente son exc... Para seguir leyendo ver: Elementos Minerales En La Dieta Humana
    4º artículo
    Origen de la palabra: conjugación del verbo «dietar», modificándolo así: dieta

  1. (dieta) conju. v. Conjugación del verbo dietar. Se trata de la tercera persona del singular (él / ella / usted dieta) del Presente del Indicativo.

  2. (¡dieta!) conju. v. Conjugación del verbo dietar. Se trata de la segunda persona del singular (tú dieta) del Afirmativo del Imperativo.

    ♦ Leer oraciones donde se usa «dieta» aquí: Ejemplos de usos de dieta

    ♦ Ver todas las conjugaciones de «dietar» aquí: dietar


diestro 

Sinónimos y antónimos de dieta
Sinónimos de dieta: abstinencia, régimen, tratamiento
Sinónimos de dieta: asamblea, congreso, junta
Sinónimos de dieta: estipendio, honorarios
Ver todos los sinónimos, antónimos y palabras relacionadas aquí: dieta

¿Mejoramos la definición?
Puntos: 0 (0 votos)

Ejemplos de oraciones con dieta (y derivados)
« Algunas características de su cocina, como el uso en abundancia de fruta y verduras frescas y de granos enteros, concuerdan con el concepto actual de lo que es una dieta saludable. Pero otras no. »
« En varios estudios epidemiológicos realizados en China se ha observado una disminución del riesgo de contraer cáncer estomacal en las personas cuya dieta se enriquece con verduras de la familia de la cebolla. »
« Una razón de ello es que la dieta de los esquimales incluye una gran variedad de pescados (salmón, caballa, arenque y otros), ricos en unos aceites poco comunes que los científicos llaman ácidos grasos omega-3. »
« "Pero sí hay motivos de sobra para recomendar una dieta que incluya más pescado de agua fría", dice. »
« Entre unos animales de laboratorio afectados de aterosclerosis, que fueron alimentados con una dieta rica en grasas durante un año, los que recibieron pectina tuvieron 62 por ciento menos de placa arterial que los animales testigo". »

Compartir la definición, preguntar y buscar


Fuentes bibliográficas y más información de dieta:
Análisis de dieta
Se usa o puede usarse como: sustantivo femenino, se emplea mayormente en plural, conjugación del verbo
La palabra dieta tiene 2 sílabas.
Separación en sílabas de dieta: die-ta
Tiene su acento prosódico (sin tilde) en la sílaba: die
Tipo de acentuación de dieta: Palabra grave (también llana o paroxítona).
Posee diptongo creciente ie.
Pronunciación (AFI): [ ˈdje.ta ]
Palabra inversa: ateid
Número de letras: 5
Posee un total de 3 vocales: i e a
Y un total de 2 consonantes: d t

¿Es aceptada "dieta" en el diccionario de la RAE? Comparar con la RAE: dieta (RAE)


Respondemos tus consultas o comentarios a continuación
Palabras cercanas

Abreviaturas empleadas en la definición
conju. v. = conjugación verbal
f. = sustantivo femenino
fam. = familiar
For. = Forense (adm. de justicia)
gr. = griego
Med. = Medicina
pl. = plural
ref. = refrán
Ú. = Úsase
Ú.m. = Úsase más
Ú.m. en pl. = Úsase más en plural
V. = Ver o Verbo
Más abreviaturas...
Cómo citar la definición
Definiciones-de.com (2010). Definición de dieta - ALEGSA © 26/06/2010 url: http://www.definiciones-de.com/Definicion/de/dieta.php

¿Preguntas sobre el significado de esta palabra?: respondemos aquí



[ Imágenes relacionadas a "dieta" ]
dieta
Esta imagen puedes emplearla con fines didácticos en la escuela, institución educativa o proyectos web.

Buscar por letra: A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z - 0-9 - Indice

Buscar por categoría: Anatomía - Biología - Botánica - Fís. y Quím - Literatura - Medicina - Religión - Zoología - más categorías

Buscar por palabra o frase:

Buscar por letra: A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z - 0-9 - Indice

Buscar por categoría: Anatomía - Biología - Botánica - Fís. y Quím - Literatura - Medicina - Religión - Zoología - más categorías

Búsqueda por sugerencias: nuevo

Buscar por palabra o frase:

Puede hacer preguntas y responderemos a la brevedad preguntar aquí

¿Hay un error o falta alguna definición?: reportar






Preguntas y comentarios

    No hay ningún comentario todavía

Todos los derechos reservados © 1998 - 2019 - Diccionario de ALEGSA - Santa Fe, Argentina. Políticas y privacidad - Amigos